¡QUÉ VAINA!, ¿NO?

¡QUÉ VAINA!, ¿NO?

Profile picture for user mary
¿Qué había pasado?
Etiquetas

"Crónica de un golpe sorpresivo"

SIN CENSURA DE ALEXIS ROSAS...  

Desde las 5:00 de la madrugada de ayer, cuando Juan Guaidó y Leopoldo López tomaron el distribuidor Altamira, cerca de La Carlota, con un grupo de militares y funcionarios del Sebin, hasta las 9:00 de la noche, cuando Nicolás Maduro habló en cadena nacional, los venezolanos estuvimos sumergidos en un clima de tensión que crispaba los nervios como si estuviéramos condenados a un sufrimiento permanente en estos tiempos de indefiniciones absurdas.

Por supuesto, la imagen de los dos dirigentes de Voluntad Popular se disparó en las redes sociales y en las televisoras y diarios del mundo en un santiamén. ¡Golpe de Estado!, clamaron los medios, mientras la oposición se apresuraba a aclarar que la acción estaba enclavada en el final de la Operación Libertad, o sea, el regreso de la institucionalidad abolida por el chavismo.
¿Qué había pasado? ¿Por qué salir con militares y luego llamar a la gente a la calle, en lugar de sacar a la calle a la gente el primero de mayo, sacar un millón de personas, y entonces, tomadas las calles, sacar a los militares? Sencillo. El Sebin les informó que se había dado la orden de detener a Guaidó y de trasladar a Leopoldo López a la cárcel de Ramo Verde. 

Si ustedes leyeron la columna de ayer, habrán notado que referíamos la crónica de la periodista Sebastiana Barráez donde escribía sobre una celda que supuestamente se está construyendo en Fuerte Tiuna para Guaidó y mencionábamos que Maduro podía estar sopesando la idea de detenerlo. Entonces, la noticia de la posible detención y el traslado de López, apresuraron los acontecimientos.

Es evidente que hubo oficiales que se comprometieron en el movimiento y después recularon, como se notó anoche cuando algunos de los alzados aparecieron en la cadena de Maduro diciendo que habían sido engañados por Guaidó y algunos jefes militares que estaban con este. Difícil de creer. Militares ingenuos como esos no existen ni en las peores películas de Hollywood. Además, anoche había cadenas atribuidas a dirigentes opositores que admitían el fracaso de la operación de ayer, pero algunos reconocían que, en 1958, la primera intentona contra Pérez Jiménez se produjo comenzando el año, el 1° de enero, y aunque esa acción no tuvo éxito, fue el preámbulo del golpe real que se produjo tres semanas más tarde.

Fue sintomático el silencio de Maduro durante todo el día, lo que dio pie a todo tipo de especulaciones, desde el temor hasta la posible aceptación de que debía entregar el gobierno, ninguna acertada, como pudimos ver. Incluso, Mike Pompeo, secretario de Estado norteamericano, dijo que Maduro había aceptado irse a Cuba, pero se bajó del avión por petición de Rusia. Maduro, anoche, casi se rió de eso. Muy difícil de digerir ese arte culinario de Pompeo; al contrario, sabemos que esos pueden ser subterfugios de la CIA, organización de la cual Pompeo fue director. 
Maduro estaba ojeroso en la cadena de radio y TV, a pesar del maquillaje televisivo, eso es cierto, pero no parecía haber aceptado irse a Cuba, como sí ocurrió con Chávez en el 2002 cuando los militares golpistas no lo dejaron viajar a La Habana con su familia, porque querían juzgarlo en el país y con eso metieron la pata, porque si lo hubieran dejado irse, nos habríamos ahorrado este drama dantesco que vivimos desde hace unos cuantos años.

Volviendo a los hechos de ayer, si bien es cierto que miles de personas se fueron a los alrededores de La Carlota a apoyar a los rebeldes, también es verdad que la gente de los sectores populares no salió, quizás porque el suceso los tomó por sorpresa, porque no se mueven por nada o porque lo dejaron para hoy. Es evidente que esa gente no apoya a Maduro porque en Miraflores solo había unas dos mil personas, las mismas de siempre, y con ellas, ante la ausencia de Maduro (vaya uno a saber dónde estaba), se encontraba Diosdado Cabello quien parece ser el verdadero hueso duro de roer del PSUV. 

¿Y Leopoldo López qué hizo? Fue con Lilian Tintori y sus hijos a la embajada de Chile donde estuvo en calidad de huésped, hasta que en la noche fue acompañado por el embajador a la legación diplomática española. Se dijo que había estado en negociaciones para buscar la salida de Maduro, pero no creemos eso; si algo demostró Maduro en la cadena es que no está dispuesto a negociar con nadie porque se cree triunfador.  No lo es; ningún tipo en el gobierno que afronte a un adversario a quien no puede controlar aún cuando se le alce como hizo Guaidó ayer, puede ufanarse de triunfo alguno; por el contrario, si fuera yo, me preocuparía.

Guaidó habló anoche también por redes sociales, que es el único medio abierto a sus expresiones, porque la  televisión venezolana está muy entretenida en programas melodramáticos, cómicos o de chicas de curvas sinuosas como la carretera de Cumaná, pero de la verdad en tiempo real, nones. Y la radio, si no está cerrada como sucedió ayer con RCR en Caracas, solo tiene una que otra emisora dedicadas al buen periodismo, con los sobresaltos que les impone el Gobierno.

Bien, Guaidó dijo anoche que el movimiento que encabezó demostró dos cosas: una, que Maduro no tiene pueblo porque a Miraflores fue muy poca gente, y dos, que los militares no están con él, porque solo unos pocos salieron a reprimir. Así que llamó a marchar hoy a sus partidarios como se había planificado en
principio.

Allende las fronteras, Trump anunció un embargo total a Cuba, el Grupo de Lima se declaró en sesión permanente, la ONU está ojo pelao y la Unión Europea sigue pidiendo elecciones que ni Maduro ni Cabello quieren.
Así que si usted cree que ayer concluyó todo, está muy equivocado. Esto sigue e independientemente del lado en que usted se ubique, todo augura muchas sorpresas para los días venideros.

¡Qué vaina!, ¿no?

Es todo... Buenas noches... Buenos días...

 

Añadir nuevo comentario

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.