Desencuentro de opinión entre The New York Times y la periodista Gladys Socorro

Desencuentro de opinión entre The New York Times y la periodista Gladys Socorro

Profile picture for user mary
Guaidó
Etiquetas

Según el NY Times "la oposición venezolana ahora considera negociar con Maduro", mientras que para Gladys Socorro hubo un "Frenazo en Noruega"

Según The New York Times, en una entrevista en abril pasado, Elliott Abrams, el enviado especial para Venezuela del gobierno de Donald Trump, dijo que para que pueda funcionar una transición democrática todos los venezolanos deben ser parte, incluidos los que son leales a Maduro.

“Son parte de la escena política de Venezuela”, dijo Abrams.Entonces solo queremos dejar claro que realmente queremos una Venezuela democrática. No estamos eligiendo a un bando como ganador”.

El presidente Trump ahora ha puesto su mirada sobre Irán, lo que desvaneció las esperanzas que pudieron tener algunos miembros de la oposición sobre el respaldo militar estadounidense.

Sin ver atisbos de una resolución expedita, los aliados europeos del presidente legítimo Juan Guaidó redoblaron sus esfuerzos para conseguir un pacto negociado entre la oposición y el gobierno, lo que trasladó la batalla política venezolana hacia el ámbito diplomático, dijo Félix Seijas, director de la encuestadora Delphos, con sede en Caracas y que ha asesorado a la oposición.

A mediados de la semana pasada viajaron a Noruega representantes de la oposición para reunirse con enviados del gobierno con el fin de sostener diálogos exploratorios, según funcionarios de ambas partes.

Guaidó dijo el 16 de mayo pasado, en un evento con trabajadores del sector público, que estuvo de acuerdo con que se iniciaran esos diálogos, pero aseguró: “No nos vamos a prestar para ningún tipo de negociación falsa”. Declaró que el objetivo seguía siendo sacar a Maduro del poder, establecer un gobierno de transición y convocar elecciones libres.

Asimismo, Guaidó se reunió la semana del 13 de mayo con diplomáticos europeos que representan al Grupo de Contacto Internacional sobre Venezuela, el cual ha estado trabajando para que haya nuevas elecciones en el país. En otros esfuerzos para encontrar un espacio común con los principales defensores de Maduro, la canciller canadiense, Chrystia Freeland, viajó a Cuba y el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, acudió a Rusia.

Maduro también ha quedado debilitado por la sublevación convocada por Guaidó. El jefe del servicio de inteligencia desertó y EE.UU asegura que varios funcionarios de alto nivel, incluidos el ministro de Defensa y un magistrado del Tribunal Supremo de Justicia estuvieron involucrados en el complot que buscaba derrocarlo.

Las sanciones de EE.UU han golpeado duramente los sectores clave de la economía venezolana, el petróleo y las importaciones, lo que dificulta que Maduro pueda gobernar. Este fin de semana, el país quedó prácticamente paralizado debido a la falta de combustible, una escasez que el presidente atribuye a las sanciones.

Sin embargo, seis años de recesión han preparado a Maduro para gestionar, aunque no para resolver, una serie de crisis. Su apuesta parece ser que la represión y la fatiga eliminen el respaldo a Guaidó antes de que las sanciones lo obliguen a dejar el poder, según sostiene Seijas, el encuestador.

El gobierno cree que el tiempo juega a su favor, y no están tan equivocados”, dijo Seijas. “Parece un equilibrio. Ningún lado puede doblar el brazo del otro, pero el gobierno cree que es una situación que puede manejar y controlar”.

Líderes opositores dijeron que seguirán trabajando para sacar a Maduro y que están estableciendo un gobierno de transición desde las casas seguras y embajadas donde se han estado refugiando.

La meta ahora no es volverse mártires políticos al ser arrestados”, dijo Juan Andrés Mejía, diputado del partido Voluntad Popular, quien se escondió después de que el gobierno le retiró la inmunidad política el 15 de mayo. La meta es asegurar un gobierno de transición. Estoy enfocado ahora en asegurarme de que el trabajo que iniciamos no se detenga”.

No obstante, para los integrantes de la oposición que están escondidos es difícil mantener su trabajo de contacto con las bases, que han dicho es fundamental para que siga el respaldo popular. Después de que fracasó el levantamiento, el objetivo de sacar a Maduro sí parece más lejano, reconoció Rafael Del Rosario, el vicejefe de gabinete para Guaidó.

Cuando los vecinos de Del Rosario le dijeron en abril que los funcionarios del servicio de inteligencia lo estaban buscando, eligió exiliarse ante la amenaza de ser arrestado y tomó el primer vuelo a Bogotá, Colombia. Sólo llevó consigo tres pares de ropa interior y un suéter prestado.

“Tengo que seguir luchando porque sé que esto va a caer, pero yo entiendo que puedo pasar un buen tiempo aquí”, aseguró Del Rosario en una entrevista desde el departamento de Bogotá que renta por Airbnb.

Al día siguiente de la huida de Del Rosario, su esposa y sus dos hijos pequeños lo siguieron a Colombia. Tuvieron que cruzar a pie un río por la noche, con la ayuda de soldados que simpatizan con Guaidó.

Desde entonces, la familia ha estado subsistiendo con donativos, ayuda de familiares y la amabilidad de partidarios. Solamente cuentan con 300 dólares de ahorros en efectivo que Astrid Zuleta, la esposa de Del Rosario, agarró de su casa antes de irse.

Más de 3,7 millones de venezolanos han huido del país a medida que empeoran las condiciones, según la Agencia de la ONU para los Refugiados. Como la familia Del Rosario, alrededor de 1,3 millones de ellos están en Colombia.

Aquí soy un venezolano más, dijo Del Rosario.

Gladys Socorro: Frenazo en Noruega

Según la periodista Gladys Socorro, "No, de plano. No hubo medias tintas ni guabineo". Ni siquiera fue necesaria la consulta a Caracas. El equipo negociador enviado a Noruega por el presidente Juan Guaidó le metió el freno de mano a los representantes de Nicolás Maduro. Éstos pretendieron aceptar la salida a la crisis nacional por la vía electoral, pero a su manera: convocar un referendo para consultarle a los venezolanos si querían o no adelanto de las elecciones presidenciales, más no la elección del Presidente en sí.

Es obvio, los oficialistas necesitan tiempo para reacomodarse e intentar salir a flote, pero la oposición, esta vez liderada por la Asamblea Nacional con Guaidó a la cabeza, no cedió terreno. El cese sin demoras de la usurpación es innegociable. En el nivel de deterioro que está Venezuela y la amenaza que representa para el resto del continente, la Comunidad Internacional en pleno coincide en la necesidad de sacar a Maduro y a su grupito de Miraflores. La estrategia del chavismo buscaba ganar un año como mínimo, seis meses para el referendo y seis meses más para las presidenciales, apostando al hecho que Guaidó dejaría de presidir la Asamblea Nacional los primeros días de enero e inmediatamente también dejaría de presidir el país.

Mucha alharaca se ha armado con este encuentro en el que ni siquiera las partes se vieron las caras. Y es que los venezolanos nos acostumbramos a disparar primero y preguntar después. La crítica es y ha sido nuestro hobby por excelencia, hoy exacerbado por las redes sociales y la acumulación de años y años de desconfianza. Nunca habíamos tenido una opción tan clara para salir de la tragedia chavista y seguimos siendo nuestros primeros saboteadores. A Maduro y su gente no le creemos ni el Padre Nuestro, pero basta con que disparen en contra la oposición para aceptar a rajatabla todo lo que dicen y cómo lo dicen. Su manoseado guión de desesperanza inducida pareciera mantener su influencia en parte del bloque opositor.

No perdamos el foco. No nos distraigamos del objetivo. Aunque alguno que otro dirigente político intente pescar en río revuelto metiendo cizaña para generar desconfianza, no les hagamos caso. El chavismo y algunos colaboradores insisten en dividirnos para ellos mantenerse en el poder. Buscan implosionar la imperfecta unidad política que se ha creado en torno a la figura de Juan Guaidó, jugar al cansancio y obligarnos a abandonar el camino de libertad que estamos transitando.

Oportunidades como ésta no volveremos a tener en el futuro cercano. Mantener unida a la oposición, tener el respaldo de la Comunidad Internacional, a un EE.UU coordinando todas las acciones, al Vaticano como soporte de una decidida y frontal iglesia venezolana y a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) mostrando estadísticamente por primera vez la dantesta realidad nacional, no es cosa fácil. Aunque lo que los una, en su mayoría, sea la necesidad de sacar a Maduro y su grupito de Miraflores para mantener la paz, estabilidad y seguridad en el continente, siempre privilegiarán todas las vías de diálogo y negociación por encima de cualquier acción militar, y las conversaciones en Noruega son un ejemplo de ello. Agotar esa vía es un acto de responsabilidad porque de los movimientos militares se sabe cuándo comienzan pero no cuándo ni cómo terminan.

Amén del caos que representaría para los venezolanos que todo siguiera igual, a Guaidó es al que menos le conviene que este proceso fracase. Es intocable y protegido mientras esté al frente de Venezuela, es decir, hasta el 5 de enero de 2020 cuando deba entregar la presidencia de la Asamblea Nacional. Entonces, pasaría a ser un perseguido y quedaría relegado al exilio lo que para los políticos no resulta una buena opción, sino pregúntenle a quienes están afuera a la espera de la resolución del conflicto interno para regresar.

"Insisto, las cartas están echadas. Lo lamentable de todo este proceso es que el desenlace definitivo está en manos de terceros. Por comodidad, inocencia, inconsciencia y el juego sostenido de la abstención dejamos crecer a un monstruo de mil cabezas que ahora no podemos controlar con nuestros propios recursos. Ojalá hayamos entendido la lección. Mientras tanto, no tenemos más opción que confiar y acompañar el proceso, a menos que usted tenga una mejor solución que la planteada. Juan Guaidó me lo dijo a mediados de abril y yo le creo: “faltan dos meses, quizás menos…no nos vamos a dejar joder”. Amanecerá y veremos".

Gladys Socorro
Periodista
Twitter: @gladyssocorro
Blog: gsocorro.wordpress.com

Añadir nuevo comentario

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.