Atrapados en las “tramas” de Trump

Atrapados en las “tramas” de Trump

Profile picture for user roberto
trump está jodido
Etiquetas

Qué puede suceder para Venezuela si prospera el impeachment contra Trump

A Donald Trump le persiguen las tramas. Si primero fue la denominada “trama rusa” de presunta inherencia a su favor por parte del presidente ruso Vladimir Putin en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016, ahora surge otra, que también viene del Este, muy cerca de Moscú: una igualmente supuesta “trama ucraniana”.

Esta nueva trama tiene a Trump en un nuevo laberinto. Según dicen las investigaciones, el propio Trump habría llegado a presionar al presidente ucraniano Volodymir Zelensky para obtener información privilegiada y confidencial de los negocios en ese país del hijo del ex presidente Joe Biden, con la finalidad obviamente de desprestigiarle toda vez Biden se asoma con fuerza como posible candidato del Partido Demócrata para las presidenciales de noviembre de 2020.

El tema es delicado porque está en juego la presidencia de Trump en la Casa Blanca, a poco más de un año de las elecciones presidenciales. El Congreso estadounidense, actualmente bajo control del Partido Demócrata al que pertenece Biden, no parece esta vez querer dejar pasar la oportunidad de enjuiciar a Trump y sacarlo de la presidencia. Con todo, hay divergencias en las filas demócratas que pueden resultar decisivas al final.

Trump logró salvarse de la “trama rusa” hace unos pocos meses, toda vez la demócrata Nancy Pelosi, actual presidenta del Congreso estadounidense, llegó a desestimar en su momento activar el impeachment (el proceso de enjuiciamiento presidencial contra Trump) por considerarlo “nada conveniente”. Es decir, Pelosi asegura que ese impeachment crearía inestabilidad política en la que todavía sigue siendo la principal potencia global.

Pero el contexto actual parece menos favorable para el inquilino de la Casa Blanca. ¿La razón? Espionaje de alto nivel contra el hijo de Biden, presionando a un presidente extranjero y utilizando algo que en EE.UU es sagrado: los impuestos de los ciudadanos.

Todo esto coloca a Venezuela nuevamente en un callejón sin aparente salida, como efecto colateral no menos importante. Si hace dos semanas, Trump despachó al “halcón” Bolton toda vez crecen las percepciones de que el “efecto Guaidó” se está desvaneciendo en Venezuela, la posibilidad de un impeachment contra Trump sólo tiene dos ganadores natos: Maduro y Putin.

Casual o no, el anuncio de Pelosi de acelerar la posibilidad de un impeachment contra Trump por la “trama ucraniana” ocurre simultáneamente al encuentro en el Kremlin entre Putin y Maduro, donde reafirmaron su alianza estratégica. Aunque, eso sí, Putin parece apostar cartas decididas a un diálogo incierto, en el cual tras el reciente “pacto de la infamia” de Miraflores, el usurpador tendría la sartén por el mango.

Todo ello también ocurre cuando el TIAR parece decidido a activarse contra Maduro y para buscar una solución urgente e inmediata a un drama venezolano que ya afecta al hemisferio occidental. Si el impeachment prospera a un año de las presidenciales 2020, Trump se verá obligado a concentrar prácticamente todos sus esfuerzos en atajar un procedimiento que ya se llevó por delante a Richard Nixon por el escándalo Watergate en 1974 (Nixon terminó renunciando a la presidencia) y que estuvo a punto de hacerlo con Bill Clinton en 1998, por el famoso “escándalo Lewinsky”.

Siendo este el caso, la prioridad ahora para Trump será conservar su presidencia en la Casa Blanca toda vez ya parecía encaminada su candidatura para la reelección en 2020. Lo cual lo deja con menos margen de maniobra sobre la crisis venezolana, que corre el riesgo de degradarse para la Casa Blanca, llegando incluso a apostar por un diálogo condicionado, o bien esperar a que otros países (Colombia, Brasil) lo lleven a cabo vía TIAR.

Incapaz, entre muchas razones incluso ajenas a sus posibilidades, de sacar de Miraflores al usurpador Maduro, Guaidó se encomendaba a sus ganancias en la arena internacional, en gran medida gracias a Trump. Sigue teniendo esas cartas a favor, pero el impeachment contra Trump amenaza con terminar siendo igualmente demoledor para el propio Guaidó. Pero en la volátil e imprevisible dinámica en la que se ha instalado la crisis venezolana, cualquier cosa puede suceder.

 

 

 

 

 

Añadir nuevo comentario

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.