Porqué PDVSA no podrá aprovechar el próximo boom petrolero

Porqué PDVSA no podrá aprovechar el próximo boom petrolero

Profile picture for user roberto
pdvsa
Etiquetas

El saqueo chavista la deja débil ante la actual crisis del Golfo Pérsico

La actual crisis del Golfo Pérsico, motivada por el ataque a las refinerías de la multinacional saudí Aramco por parte de rebeldes hutíes de la vecina Yemen, acusados de ser apoyados por Irán, aliado clave del régimen usurpador de Nicolás Maduro, coloca en vilo al mercado petrolero mundial, particularmente ante la posibilidad de un alza de los precios. Un contexto de boom de los precios del petróleo que para PDVSA, tras años de saqueo por parte del “chavismo-madurismo”, no parece estar en capacidad de asumir.

Como sucedió con la guerra de Irak de 1991, el temor por una escalada de los precios del petróleo ante estos ataques hacía temer que un enfrentamiento armado de proporciones generara un desabastecimiento a nivel global. Washington intentó calmar las aguas: autorizo el uso de sus reservas energéticas para hacer frente a la crisis, lo cual suavizó los temores mundiales.

El alza en los valores esperanzó a algunos despistados en América Latina. Más precisamente en Venezuela, con la mayor reserva de petróleo del mundo: 300.000 millones de barriles, de acuerdo a diversos informes estadísticos. Luego están Arabia Saudita (260.000 millones, unos 25 trillones de dólares), la nación atacada por el aliado de Maduro. ¿Está el régimen chavista ante una oportunidad para salir del drama humanitario en el que sumergió a su población? Sí. ¿Podrá sacar rédito de la delicada situación en Medio Oriente si la tendencia alcista se renovara? Todo indica que la respuesta es una: no.

PDVSA, la empresa estatal que durante años sirvió de base para que el Socialismo del Siglo XXI sobreviviera, ya no es lo que era en tiempos dorados. Uno de sus “soldados” mejor capacitados en esa época de vacas gordas fue Rafael Ramírez, muy estrecho a Hugo Chávez y hoy en la lista negra del dictador Nicolás Maduro. Ramírez hizo funcionar a toda máquina a la petrolera. Eran épocas en que el barril superaba los 100 dólares. Dinero sobraba. Y la fiesta parecía eterna e indestructible.

Hoy, esa farra de oro negro parece lejana. Aún si el hidrocarburo se disparara a índices de gloria chavista por un choque más directo en el Golfo Pérsico. La compañía es una sombra de lo que supo ser. Actualmente, su producción está en alrederor de 600.000 barriles diarios, de acuerdo a S&P Global.

Recuperar su plena marcha de 3 millones de barriles diarios existente en 1999 demandaría una década a pleno funcionamiento. Además algo poco probable teniendo en cuenta el escenario actual: 150 mil millones de dólares de inversión. ¿Qué corporación privada arriesgaría su capital dejándolo en manos de Maduro? Las rusas y chinas que lo hacen están alejados de esos números y con objetivos más cortoplacistas.

Francisco Monaldi del Baker Institute de la Universidad Rice, uno de los centros de estudios petrolíferos más importantes del planeta con sede en Houston, explicó el frágil presente de la industria y en especial de una devastada PDVSA. Pero sobre todo, de la oportunidad perdida: “Si PDVSA tuviera la capacidad de producción de hace 10 años (y si no estuviera sujeta a las actuales sanciones), estaría exportando unos 2.5 millones de barriles de petróleo en vez de 600 mil barriles por día que exporta hoy, de manera que le ingresarían unos $35 mil millones de dólares más por año", explicó Monaldi.

Entre los factores que demuestran la debilidad de PDVSA, Monaldi consideró la falta de recursos humanos, inicialmente por los despidos en 2003 de 20 mil trabajadores y más recientemente por los bajos sueldos, la falta de inversión pública por el exceso de extracción de recursos por parte del estado, y de inversión privada por los riesgos de operar en Venezuela, luego la corrupción masiva y los robos de equipos. Todo eso redujo brutalmente la inversión y la eficiencia.

“Se requiere al menos una década y una inversión de unos 120 mil millones de dólares para recuperar los niveles de producción de una década atrás” sentenció el experto.

Todo ello indica que, uniendo la actual crisis política y humanitaria, además de las sanciones internacionales, PDVSA no podrá aprovechar este previsible boom petrolero. Una oportunidad perdida en momentos en que la población venezolana más necesita de esos ingresos. 

Con información de Infobae (Argentina)

Añadir nuevo comentario

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.